jueves, 20 de enero de 2011

Comentario del poema “ Fue una clara tarde, triste y soñolienta”


Fue una clara tarde, triste y soñolienta
tarde de verano. La hiedra asomaba
al muro del parque, negra y polvorienta...
La fuente sonaba.
Rechinó en la vieja cancela mi llave;
con agrio ruido abriose la puerta
de hierro mohoso y, al cerrarse, grave
golpeó el silencio de la tarde muerta.
En el solitario parque, la sonora
copia borbollante del agua cantora
me guió a la fuente. La fuente vertía
sobre el blanco mármol su monotonía.
La fuente cantaba: ¿Te recuerda, hermano,
un sueño lejano mi canto presente?
Fue una tarde lenta del lento verano.
Respondí a la fuente:
No recuerdo, hermana,
mas sé que tu copla presente es lejana.
Fue esta misma tarde: mi cristal vertía
como hoy sobre el mármol su monotonía.
¿Recuerdas, hermano?... Los mirtos talares,
que ves, sombreaban los claros cantares
que escuchas. Del rubio color de la llama,
el fruto maduro pendía en la rama,
lo mismo que ahora. ¿Recuerdas, hermano?...
Fue esta misma lenta tarde de verano.
—No sé qué me dice tu copla riente
de ensueños lejanos, hermana la fuente.
Yo sé que tu claro cristal de alegría
ya supo del árbol la fruta bermeja;
yo sé que es lejana la amargura mía
que sueña en la tarde de verano vieja.
Yo sé que tus bellos espejos cantores
copiaron antiguos delirios de amores:
mas cuéntame, fuente de lengua encantada,
cuéntame mi alegre leyenda olvidada.
—Yo no sé leyendas de antigua alegría,
sino historias viejas de melancolía.
Fue una clara tarde del lento verano...
Tú venías solo con tu pena, hermano;
tus labios besaron mi linfa serena,
y en la clara tarde dijeron tu pena.
Dijeron tu pena tus labios que ardían;
la sed que ahora tienen, entonces tenían.
—Adiós para siempre la fuente sonora,
del parque dormido eterna cantora.
Adiós para siempre; tu monotonía,
fuente, es más amarga que la pena mía.
Rechinó en la vieja cancela mi llave;
con agrio ruïdo abrióse la puerta
de hierro mohoso y, al cerrarse, grave
sonó en el silencio de la tarde muerta.
                                                      Antonio Machado

1.- Contextualización .
El poema pertenece a Soledades,  el primero de los libros de Machado, todavía muy influido por el Modernismo. Como veremos a lo largo del comentario, el poeta desarrolla en el texto muchos de los motivos que aparecerán en toda  su primera etapa. Se trata de un poema propio del intimismo modernista  característico de  Antonio Machado. El Modernismo, de la mano de Rubén Darío , supuso una renovación de la estética de su tiempo. Los poetas, que rechazan la estética realista de la época anterior, buscan la evasión de una realidad que no les agrada, recreando lugares y momentos alejados en el tiempo y en el espacio. Tomando como modelo al Parnasianismo francés, buscan la perfección formal. También de los simbolistas franceses toman el gusto de sugerir por medio de símbolos.
En Machado encontramos que ese deseo de escapar de la realidad, le lleva a ahondar en su intimidad, en un intento de desentrañar su propio mundo interior. Fruto de esta influencia modernista surgen dos libros fundamentales : Soledades y Soledades. Galerías y otros Poemas, ambos profundamente simbolistas e intimistas.
En su obra posterior, el poeta irá buscando su propia voz poética y se irá alejando de la estética modernista hasta lograr la sencillez expresiva y un tono casi conversacional. Sin embargo, el uso de los símbolos y del epíteto, la subjetivación del paisaje, propios de esta primera época, los mantendría prácticamente durante toda su obra.
En Campos de Castilla, que seguirá a Soledades, Galerías y otros poemas se  observa ya un giro muy importante en su obra. Su mirada se vuelca al exterior, hacia los problemas de la decadencia española, con lo que se inserta dentro del espíritu de los regeneracionistas situándose en la línea de los escritores de la Generación del 98. A Campos de Castilla seguirá  Nuevas Canciones, libro breve y heterogéneo que en  algunos poemas todavía recuerda a Campos de Castilla aunque con menor emotividad. Después, Machado ya no escribirá ningún otro libro independiente de poemas, sino sus Poesías Completas, donde se irán recogiendo en sucesivas ediciones sus nuevas composiciones: Proverbios y Cantares, Canciones a Guiomar, Poesía de Guerra. 

2.- Caracterización .
El tema del texto es la búsqueda del tiempo pasado, que se podría concretar en la búsqueda de la infancia y la juventud perdidas.
Si bien creemos que es éste el tema fundamental del poema, encontramos  también otros: la nostalgia por el paso del tiempo, el recuerdo, la soledad, la angustia ante la incertidumbre de la vida , la búsqueda del sentido de la vida.
En el texto parecen superponerse y confundirse dos momentos en la visión del poeta. Por un lado su llegada al jardín ajado y decadente (“...la hiedra negra y polvorienta” , “ la puerta de hierro mohoso..” ) parece situarnos en un triste presente . Por otro lado, el sonido del agua le hace trasladarse a un pasado más alegre y juvenil. El diálogo con la fuente, uno de los motivos centrales del poema, es clarificador : “ Fue esta misma tarde...”. El poeta, situado en este pasado/presente, acude a su interlocutora en busca de respuestas personales (“...cuéntame mi alegre leyenda olvidada...”), para descubrir al fin que su angustia es un sentimiento viejo, que le ha acompañado desde su juventud (“...la sed que ahora tienen, entonces tenían...”)
En el texto encontramos una serie de símbolos y motivos que se repiten en Soledades    y que nos ayudan a interpretar el poema : la tarde, que  simboliza el paso del tiempo, el jardín ajado, la infancia y la juventud pasadas, la fuente y el agua la vida, los frutos amarillos en el árbol, la juventud y la esperanza juvenil.


El tema se estructura en tres partes. La primera es la llegada del poeta al marchito jardín  y la descripción de los signos del paso del tiempo en él (versos 1- 12). Aquí encontramos la primera referencia al yo del poeta (“ me guió”), con lo que entendemos que se trata de un paisaje subjetivo.
En la segunda parte se desarrolla el diálogo entre el poeta y la fuente (versos 13- 36). En esta parte se van alternando las voces de ambos, haciendo referencia a un pasado y un presente que parecen confundirse, como ya hemos indicado antes.
La última parte está constituida por los cuatro últimos versos. El poeta sale del jardín. Se repite la segunda estrofa del poema, es de nuevo el presente, con su decadencia, (“...vieja cancela...hierro mohoso...silencio...tarde muerta”).
El poema queda así, desde el punto de vista de la estructura perfectamente cerrado, de la misma forma que se cierra la puerta del jardín. La juventud definitivamente ha quedado atrás.

3.- Justificación del carácter literario del texto.
Desde el punto de vista métrico, nos encontramos con una composición en la que se combinan versos dodecasílabos y hexasílabos, con predominio de los primeros. La organización estrófica varía, pues encontramos combinación de serventesios y pareados. La rima es consonante. Todo ello constituye una muestra de la renovación métrica propia del Modernismo, cuyos usos se adaptaban a las necesidades expresivas del poeta.
El texto se encuentra desde el comienzo perfectamente ubicado en el tiempo, aunque se trate de una percepción subjetiva del mismo: como ya hemos indicado antes, pasado y presente parecen superponerse y confundirse en algunos momentos. Desde el primer momento nos llama la atención el conjunto de unidades lingüísticas que expresan el paso del tiempo:  adjetivos especificativos (mohoso, lejano, presente, maduro)  y epítetos (polvorienta, vieja, antiguos,...);  sustantivos (tarde, verano); adverbios (hoy, entonces, siempre, ahora...). En cuanto a los tiempos verbales empleados, la combinación del presente  (recuerdo, recuerdas, sé, escuchas) con el pretérito perfecto (rechinó, sonó, respondí...), con  el imperfecto de indicativo, con sus respectivos valores de atemporalidad (presente), tiempo pasado que el hablante percibe como lejano y concluido (pretérito perfecto ),  y pasado sin ningún tipo de referencia al final de la acción ( pretérito imperfecto), contribuyen a esa sensación de superposición de momentos que hemos detectado en el poema :pasado y presente.
A esta impresión de temporalidad del poema, contribuye la repetición de elementos: versos (“ fue una clara tarde..,” ) , paralelismos sintácticos ( “ Yo sé que..”, “ ¿Recuerdas hermano?” ) los paralelismos antitéticos ( “ Yo no sé..”, “ No recuerdo, hermana..”) , muchos de los adjetivos ( vieja, presente, ..) y adverbios ( siempre, ahora...). Por otro lado las repeticiones “ Yo sé que...”, “ Yo no sé..” subrayan la idea de incertidumbre, de búsqueda que señalábamos al comienzo.
También la gradación a la que son sometidos una serie de adjetivos, son reflejo de ese paso del tiempo presente en el poema:clara tarde , tarde lenta, tarde triste, tarde muerta.
También es posible agrupar, dentro de los recursos que indican el paso del tiempo, una serie de antítesis:  ahora / entonces, alegría / melancolía, ruido/ silencio, que se corresponderían con el pasado (entonces, alegría, ruido) y el presente (ahora, melancolía, silencio).
Algunos de los elementos del poema aparecen personificados: la tarde (soñolienta), el agua ( cantora ) , el parque ( dormido ) , pero sobre todo la fuente. La personificación de la fuente es clave en el texto, ya que la parte central del mismo lo constituye el diálogo entre ella y el poeta. Es ella la única que parece conocer las claves del pasado (“ yo no sé leyendas de antigua alegría...”, “ tú venías solo con tu pena...”, “ la sed que ahora tienen entonces tenían...”) . Con este descubrimiento el poeta parece comprender que la juventud y la infancia están definitivamente perdidas, lo que subraya con varias reiteraciones: primero del enunciado “ adiós para siempre”; luego, de la segunda estrofa completa: con el ruido de la puerta cerrándose en el silencio de la tarde, parece cerrarse también definitivamente esa parte de su vida.
Hay que notar también la presencia de algunas metáforas, varias de ellas referidas al agua que por momentos aparece clara y alegre (“ la sonora copla borbollante”, “  claro cristal de alegría”, “ bellos espejos cantores”) o triste y melancólica, como el propio poeta (“ la fuente vertía / sobre el blanco mármol su monotonía”).
Finalmente , antes de concluir este apartado, queremos hacer notar , como recursos característicos de la poesía modernista, el uso sinestésico de algunos adjetivos (  agrio ruido , amarga monotonía ), la apelación que se hace desde el poema a algunos de los sentidos, especialmente del oído y de la vista : en primer lugar queremos hacer notar el silencio que predomina al comienzo y al final del texto, sólo roto por el chirrido de la cancela al cerrarse ( “ rechinó” , “ golpeó el silencio de la tarde muerta” ), el agua parece sonar a lo lejos ( “ la fuente sonaba”) , dentro del jardín . Pero cuando el poeta penetra en el jardín , símbolo de su infancia, el poema se llena de sonidos alegres ( “ La sonora copla borbollante..”, “ la fuente cantaba..”, “ tus bellos espejos cantores”, “ la fuente sonora” ).
También el poema está lleno de matices cromáticos, unos claros, amables y alegres (el pasado): blanco mármol, clara tarde,  del rubio color de la llama... y otros oscuros y tristes ( el presente ) : negra y polvorienta, la fruta bermeja.             

4.- Opinión del autor sobre la cuestión planteada al comienzo y que podemos observar en el texto.
En el poema, especialmente a partir del verso 28, Antonio machado expresa de diversas formas su angustia e insatisfacción ante la falta de sentido de la propia vida. Para ello emplea una imagen que lo ilustra magníficamente: “...la sed que ahora tienen entonces tenían..”. La imagen contiene en sí misma la idea de búsqueda y de insatisfacción . Los problemas y la angustia existencial están muy presentes en la obra del poeta, no olvidemos la influencia de la filosofía existencial que tiñó de pesimismo gran parte de la producción de algunos autores del 98.
En cuanto a la idea de la muerte, creemos que aparece insinuada al principio y al final del poema (“... sonó en el silencio de la tarde muerta...” ) , pero especialmente esa capacidad evocadora parece tenerla en el verso con el que se cierra el poema. Parece así que la muerte aparece identificada con el silencio, con la nada en una visión bastante escéptica y pesimista.  

5.- Opinión del alumno sobre la cuestión planteada al comienzo .
En nuestra sociedad, en la que estamos sufriendo  una crisis de valores, la búsqueda de un auténtico sentido de la vida parece una tarea vana. Estamos en  una sociedad materialista y consumista, en la que se busca  la rápida consecución de unos objetivos económicos que  nada o poco tienen que ver con el auténtico sentido de la vida.  Si el éxito no llega pronto, se busca el aturdimiento como antídoto contra el fracaso. Como parece indicar Machado en el texto, la verdad está dentro de nosotros mismos y hoy no parece haber  tiempo para buscarla.
Como Machado, nosotros creemos que la única respuesta al sentido de la propia vida está en el interior de cada uno. Es esencial que nos esforcemos en encontrarla porque sólo si somos capaces de hacerlo, encontraremos al mismo tiempo la huidiza felicidad.
                                                                      


9 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Muy buen comentario de texto, felicidades! Me ha servido de mucho.

    ResponderEliminar
  3. Muy buen comentario gracias por publicarlo, me ha ayudado mucho. Muchísimas gracias.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por subir bee movie subtitulada en portugués

    ResponderEliminar
  5. Muy buen comentario, mis felicitaciones.

    ResponderEliminar